Miriam, abuela y amiga de Botijas, le puso música a la tarde con su guitarra y simpatía. ¡Nos encantó la visita!