Fede y los botijas sacaron ollas y sartenes al patio, para aprovechar del veranillo que estamos viviendo, cocinando al aire libre. ¡Todo quedó riquísmo!