Los botijas recibieron, en una ceremonia muy emotiva, el cinturón Blanco de Taekwondo, su primer cinturón en la disciplina. Más que felices están por el gran proceso que vienen viviendo al experimentar el arte marcial. ¡Esto recién empieza!